Esta es la parte donde me reafirmo

Son ya las 1:44 am y me figuro desvelada.

Me acosté a las 10 pm, cansada pero contenta. Había comido justo antes de acostarme y, claro, sucedió que acabo de despertar, -como si fuera el mediodía-, de una pesadilla en la que aparecía mi hija.

Estábamos en una calle, oscura, esperando un taxi, porque sabemos que a esa hora no hay metro. La angustia propia del momento, se traspasó al despertar.

Tal vez, hay un miedo que anda por ahí, que se manifiesta a través del sueño, y que me ha dejado en un estado de vigilia en plena madrugada.

Estoy mirando a mi alrededor, bebiendo agua, y sólo noto que hay silencio. Nada, no hay nada de qué preocuparme.