Y mientras tanto…

Cuento 3 semanas levantándome a las 4:30 am; digo que lo hago como una lechuga. Y es cierto. Las energías renovadas, aún sin tener vacaciones, se están manifestando, tal vez por las emociones que me habitan por estos días. Sí, creo que es de las mejores experiencias que he podido tener.

Atrás quedaron los días de angustia e incertidumbre. Hoy vivo en el día a día, sin esperar nada, como si lo que acontece es precisamente lo que he pensado vivenciar. Un día a la vez.

Calma, eso es lo que me habita y me gusta escribirlo con mis manos, tan llenas de olvido. Por qué no? Si alumbrara en este momento la madrugada, algo más que la luna menguante, ni siquiera chistaría. Y es que estas horas se han tornado en mis mejores compañeras, de esas que ni te vigilan ni te reprochan por estar junto a un café y un cigarrillo, mientras contemplo serena como amanece este día.

Frente al compu no hay preguntas inconducentes, sólo las más claras sensaciones de  armonía. Razones? Quién sabe bien.

Si examinara un poco lo que me rodea, debo reconocer que una vez más he vuelto a creer que puedo compartir con otro lo que me pasa. Ser más que una masa amorfa que simplemente se adapta, simplemente porque así lo quiero. Que individualismo, no? Aparentemente, pero no se trata sólo de eso. Es algo más. Es la conciencia de sentirme parte del todo, de otros, de los que están en la misma ruta o que caminan en paralelo. Qué más da?

Conformismo? No, sólo examino el pasado, como lo hago de vez en cuando y, como ya lo he dicho, no despertar en un hospital siempre será para mi motivo de felicidad, de esa que perdura incluso cuando se derrumba uno que otro ladrillo de mi propia vivienda emocional.

Y si quisiera cambiar? No, no quiero cambiar más allá que las condiciones adversas que simulan ser la única esperanza. Debo reconocer que, si bien no me contenta el estado de las cosas en general, no hay nada como haber recuperado el sentido, nada como una ducha fría de madrugada, limpiando todo.

Escribo estas líneas para registrar lo que vivo cuando estoy en armonía, como si fuera el último día de mis días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s