Para ser libre en la alborada, nada como caminar y besar

Con mano dura desplomé piedra por piedra la pared que levanté hace algún tiempo. Magia que me acompaña, incluso cuando pareciera que los días se hacen largos de tanto andar.

Hoy, particularmente hoy estoy en la serenidad más clara que no había percibido en años. Ni los temblores del cuerpo, -evidencia del sistema extrapiramidal y su falla-, ni los dolores que suben y bajan, pero que no impiden el movimiento, pueden terminar con esta indescriptible sensación de libertad.

Sólo sé que estoy viva, de vida de la buena.

Que cómo llegué hasta aquí? Cómo los días valproico, olanzapina, haldol, quetiapina, risperidona, litio, de electroschock y sus secuaces, pasaron a mejor vida?  Fue y está siendo a puro sentido, a puro mirar a través de la ventana con las manos afirmadas, el paso firme y la paciencia de esperar día a día, simplemente que llegara el alba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s