Mi temple a prueba

Sudor frío, brazo izquierdo paralizado, pecho punzando y manos temblorosas.

Fueron uno de los 15 minutos más largos de mi vida.

No recurrí al S.O.S, como solía hacerlo. Me dediqué suavemente a respirar hondo mientras preparaba un sorbo de agua.

En este minuto aún tiemblo, pero ya pasará. Repito, ya pasará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s