Del sueño y su vigilia

Limpié mi dormitorio, ordené mis libros, sacudí los muebles, lavé la ropa, boté papeles inservibles, di vuelta la cama y ordené mi agenda. Pero, en este minuto, cuando es las 2:50 am, me figuro frente al compu expresando mi añoranza por una noche de tranquilidad.

Si me preguntaran si estoy estable, puedo afirmar que no es así. Que por estos días mi labia se ha acelerado, que mis energías se han expandido y mi melancolía está a flor de piel.

Sí, en este minuto estoy en uno de esos estados mixtos en el que el fuego y el agua van de la mano. Es hora de variar el tratamiento como acordamos con la doc.

La pucha que me canso por ello. Si ahora que cumplía meses de relativa estabilidad, precisamente ahora veo que no es así.

Me tomó esta noche darme cuenta.

Pero de este desvelo saco algo bueno: el sentido es inerme en ocasiones, pero la voluntad sigue siendo semilla que se va turnando en su crecimiento, así sea en esta locura circular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s