Con el ánimo por las piedras

La bendita primavera me sorprendió con su estilo de amedrentamiento emocional. Sí, ya ha pasado un mes de su presencia y yo aún sigo depositando desamor con la vida en los cajones de mi escritorio.

Hoy estoy sin ganas de cantar o despertar. Salí de la cama con toda la dificultad y trabajo del mundo. Y aquí estoy, apenas con lágrimas, sin ganas de comer y de repente con todas las ansias de degullir.

No quiero hacer nada más que estar frente al compu escuchando algo de música para no tener que esccharme a mi misma.

Estoy estable, estable dentro de la incertidumbre frente a día que se me viene encima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s