Terremoto 8.4, empanadas y el suicidio

El título me parece pertinente: acabo de vivenciar un terremoto, comer un kilo de empanadas y ser testigo de un suicidio. No sé ni por dónde partir. Tal vez hoy no deba escribir ni describir el dolor que la muerte siembra en mi cabeza. Creo que es descabellado hacer visible, palpable otra vez, lo que siento cuando un cuerpo se queda sin su contenido esencial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s