Un día a la vez

Siempre digo, si duele es porque vivo. Es así. Hay dolores que me recuerdan que tengo mis músculos ardiendo en vida. Si lloro, es porque los ojos necesitan refrescar mi cara, cuello y pecho, y una que otra herida por ahí que se quedó medio abierta. Si me enojo, es para recordar que tengo furia que se desata aunque me niegue. Si dejo de respirar, es para recordar que mi cuerpo necesita vida, más que nunca vida.

Así lo hago, un día a la vez, si viene alguno o varios de esos dolores. Sólo pensar que de a poco va retrocediendo la marea. Si vuelve, aquí estaré esperándola con mi ira, con mi pena, con mis mixturas, con mis ganas de capearla.

No hay vuelta atrás, me digo, vine aquí para quedarme, pase lo que pase.

One Reply to “Un día a la vez”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s