El ejercicio de salir de juerga

Las palabras de un buen amigo calaron hondo: debes hacer algo para ti… Así que tomé mis cosas y me fui por ahí a disfrutar de la estridencia de las guitarras eléctricas y la sonoridad de los platillos de una vieja batería musical. No habrá sido todo lo que quiero para mi, pero al menos salí del encierro que provoca el ensimismamiento de los días, por pura desidia, por puro miedo, por pura melancolía circular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s