Bipolaridad y el amor de pareja

Hoy me declaré incompetente para hablar de la relación entre amor de pareja y bipolaridad. Esto fue en un sitio en el que interactúo con otros que conviven con la enfermedad. Pero bue, qué más da hablar un poco de aquello.

¿Cómo empezar? Ni idea. La verdad es cierto que no tengo poder moral para decir si se puede o no llevar una relación sana y duradera, menos si es monógama. Ahora, si dejo la moralidad y mi típico discurso de que no sé cómo expresarme o que no soy quien para decir algo, creo que tengo algo que decir al respecto desde mi experiencia.

Creo que podemos ser tan buenos o tan malas parejas como cualquier otra persona, siempre y cuando hayamos aprendido a estar en soledad, a amarnos a nosotros mismos, a valorar nuestras propias cualidades y defectos, porque de eso también se aprende… y todo eso.  Lo cierto es que en crisis, es muy pero muy difícil, más para quienes no estaban en compañía en ese momento.

Esto que digo puede ser un lugar común para muchos de nosotros; no es novedad decir que si estamos lejos de la conexión entre nosotros mismos y nuestra esencia, no hay salida que aparezca.

Antes de saber de mi condición, ya me había declarado libre e indomable, asumiendo que una relación de pareja implica perder aquel estado de plenitud para mi.  Así, desde mi visión sesgada, me negué a establecer relaciones de apego y codependencia. Sin embargo, muchas relaciones tuvieron ese carácter, y cuando vino el distanciamiento mi vida se trastornó aún más y caía una y otra vez en estados anímicos varios, sea hacia arriba o hacia abajo.  De ahí mi necesidad de permanecer sola, pero acompañada temporalmente. Ya saben…

No voy a referirme nuevamente, como lo hice hace algunas semanas, sobre mi realidad en estado de manía; prefiero dejar por ahora eso de lado ya que bajo ese marco se escapa a la posibilidad de establecer un vínculo significativo con un otro. En ese estado, es la líbido la que mueve el cuerpo.

¿Qué hacer en ese estado de exaltación o de pena infinita? ¿Quién se atreverá a acompañarnos en ese trayecto cuyo fin es impredecible? Seguramente hay excepciones; creo que deben haber hombres y mujeres con una infinita paciencia que están dispuestos a esperar que las aguas amainen. Yo no he conocido a nadie así, pero admiro a quienes están dispuestos a hacerlo.

Como sea, si la pregunta es cuál es la probabilidad de que alguien como yo esté en pareja, yo me atrevería a decir que circulo de un lado a otro en algún tipo de curva normal estadística.

Curva normal

Si es así, no creo que el mal dure cien años, porque no soy alguien que aguante tanto tiempo sin un abrazo terapéutico de aquellos.

Un abrazo a quien me lee.

Claudia

 

2 Replies to “Bipolaridad y el amor de pareja”

  1. Claudia, mi pareja es bipolar grado I, después de 2 fracasos matrimoniales (aun no lo diagnosticaban) hoy somos una feliz pareja enamorada ( hace 4 años) con fecha de matrimonio y muchos planes para el futuro. Las crisis son fuertes, mi pareja aun no cumple 1 año de tratamiento pero creo que ya hemos avanzado mucho, 5 meses sin crisis que es algo bastante bueno y alentador.
    Creo que en el momento indicado encontraras a la persona correcta.

    Animo para el camino.

    Saludos Pau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s