Huelga decir…

Pesado despertar el mío, el día de hoy. Los ojos y el cabello pegados a la almohada, mientras las piernas ni se movían. Como sea, así y todo, este despertar fue mejor que el de ayer y el de antes de ayer. Fue el comienzo de una vigilia en paz, con los ánimos en un cuadro de oscilación mínimo, con las ganas de despertar a pesar del peso del cuello. Sí, así mismo fue.

Ahora me encuentro bajo la dosis normal de estabilizadores y cuanto medicamento se aplica en casos como los que estuve vivenciando durante algunos días. Y aunque aún somnolienta, me resigno a dejar pasar los malos ratos con un chasquido de dedos o un movimiento de cabeza tipo metal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s