Uno que otro lagrimón por aquí

Desperté a las 5 am y ella, nuestra anciana mascota, no estaba en el lugar que suele ubicarse cuando salgo a fumar un cigarrillo. Su ausencia me quitó algo de esperanza, quizás porque ella es la que siempre me acompaña en medio del vendaval de emociones que vierto en mitad de la madrugada, sobre todo los días de luna entera.

Ella está ingresada, con una hemorragia en su interior. No sé si regrese. Sólo sé que hoy no estaba para mi, ni yo estaba para ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s