2 años de mís días en este espacio

Un día como hoy, resolví dejar de lado el cuaderno, donde dejaba plasmadas las letras de mis días, por este espacio virtual al que han llegado miles de personas, algunos tal vez muy a su pesar, y otros tal vez con la genuina búsqueda de palabras de un otro igual. Como sea, mis manos llegaron aquí para quedarse, para dibujar el contorno y los intersticios de mis oscilaciones, de mis subidas y bajadas; de mis alumbramientos y desechos mentales. Quiero decir que este espacio se ha constituido en un alivio a mis lágrimas y la paz a mis impaciencias.

Resolví hacerlo después de haber vivenciado 5 ingresos en psiquiátricos, 5 intentos suicidas (boicoteados por mano divina), 2 familias destruidas, mi hija herida, relaciones de pareja inconducentes, 2 matrimonios derrumbados, y suma y sigue…

No ha sido fácil, para quién no lo es?. En estos dos años he tenido ideaciones suicidas por montón, he tenido algunos gestos, y he llegado al umbral de la locura circular.

Mis oscilaciones han estado a la orden del día, pero las nueces, el canto, el abrazo y el amor, han sido los mejores alicientes. Si a eso sumo la meditación y la búsqueda del momento preciso para agradecer y hacer que mi respiración sea la protagonista, tengo un bálsamo ideal para sacarme del vacío.

Los ojos han llorado. Cierto, la espalda ha estado en el aire. También. He gritado hasta decir basta. Claro. Pero también he bailado bajo la lluvia, he compartido con la mañana y sus trinos; he abrazado a mi hija a diario y he sido bendecida una y mil veces.

Sigo aquí, abrazada al día a día, aferrada a un madero que se llama voluntad de sentido, afirmada en la fe, contenida en el amor de los más presentes.

El trastorno Bipolar, tipo I, mixto y de ciclaje rápido, es una condición que en mi ha requerido un permanente ajuste de los medicamentos. Aún me acompañan el aripiprazol (sobre todo en las mixturas), lamotrigina, paroxetina, y ahí está de reserva la quetiapina, sobre todo cuando las noches me invitan a la vigilia. La fibromialgia se acompaña de la clormezanona, pero debo decir que la meditación ha logrado contener el dolor, incluso de la fractura que tuve hace 1 mes.

Quiero decir a quien me lee, y que comparte esta condición, esta mal llamada enfermedad, este estado de emociones intensas, paradojales, y armónicamente contradictorias; que el día sale si abrimos los ojos; que si la luna se agita podemos cantar su canción; que si la marea sube, podemos aferrarnos a un madero flotante y simplemente esperar, esperar a que pase el tiempo. No ser como un roble que a mayor presión se quiebra, sino como una vara de coligüe que aprende a ceder, a ceder, pero luego vuelve a su centro. No se trata sólo de ser fuertes, en el sentido de ser rudos, sino de contar con esa difícil cualidad de la paciencia, la fe, el sentido de vivir.

No quiero seguir siendo cliché, pero he conocido de cerca el sinsentido, la casi oscura demencia, la electricidad en mis sienes, y la tortura de días y más días con los brazos atados a la espalda. Salí de ahí, a pura fe, a puro agradecimiento de contar aún con los dedos de las manos y con la invisible cicatriz en mi cuello; y por cierto, al apego a mi tratamiento, porque creo que ha sido necesario. Las crisis que he tenido por la ausencia de ese apego así me lo ha demostrado.

Quiero agradecer infinitamente a quienes me han escrito, aquí a mi e-mail. Los abrazo desde aquí y les deseo todas las bendiciones del mundo.

Claudia

2 Replies to “2 años de mís días en este espacio”

  1. Hola, Clau.
    Hace mucho que no vengo por acá a dejarte un fuerte abrazo.
    Es muy reconfortante lo que escribís.
    Estoy en un momento difícil, uno de esos en los que la depresión me lleva a tomar decisiones que no sé si debo tomar.
    Pediré consejo a mis amigos, pero también te escribiré un mail. Creo que podrás entenderme.
    Besos enormes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s