Suicidio de hermanos bipolares

Saltó de un sexto piso. No esperó a nadie, sólo que no hubiera nadie a la vista. Qué pasaba por su cabeza? Qué dolores estrujaban su cuerpo? Qué purgatorio vivenciaban sus ojos?

Ahí estaba, depositado en un breve espacio de tiempo, mirando sin mirar, acompañado por su angustia, su abandono, su corta estadía en esta vida.

Después de unos minutos, nadie vio cómo volaba, nadie vio cómo su cuerpo descendía a la cuna de cemento.

“Bipolar”, dijeron en el noticiero, “drogadicto”, mencionaron otros más.

Nadie habló de su dolor, de su soledad, de sus ansias por detener el estallido de sus venas.

Mi dolor está con él, mi esperanza está con todos lo que alguna vez pusimos nuestros ojos en las vías de un tren y ahora vivimos en las aguas movedizas.

Bendiciones a los que quedan y los que vendrán. Les digo que se puede, aunque el reloj se detenga y el vacío nos envuelva.

Claudia

2 Replies to “Suicidio de hermanos bipolares”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s