7 am: Café y donas

Costó, pero me puse de pie con ganas de laborar y continuar con mis quehaceres como lo hacía en mis mejores ratos. No está nada de mal; algo de café no me hará daño para mantener las pestañas en movimiento regular.

No sé de dónde vienen las energías, pero vienen. Estoy en un momento de plenitud relativa, con las ganas apaciguadas de quien normalmente se deja guiar por los acontecimientos positivos; simplemente por las ganas de seguir adelante, porque para atrás uno se va solo.

Cómo transmitir el modo a través del cual me movilizo, o modifico mis emociones negativas para llevarlas a un punto de placidez y equilibrio. No es que esté todo perfecto, pero cuándo lo está? Lo importante es dejar que me conduzca la paz interior, la fe, y algo de compañía.

Los abrazos son mi mayor fuente de energía, sobre todo el de mi hija, que aunque me vió flaquear, no se alejó de mi como en otras oportunidades.

Quiero dejar aquí expresado, que acabo de salir de un tránsito hacia el sinsentido, de un vendaval de esos que me quitan el sueño y las ganas de vivir. Seguiré aquí, arrimada a mi madero, a mi fuente de voluntad y amor.

Un gran abrazo y bendiciones a quien me lee.

Claudia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s