Me hacía falta el aumento de aripiprazol y la quetiapina

Mi cabeza está con menos voces que se agolpan y mis dedos están más calmados. Anoche dormí bien, y aunque me afirmé a la cama con todas mis fuerzas, logré levantarme poco antes del mediodía. No tengo idea de cómo pude darle el desayuno a mi hija.

La verdad, ayer estaba aceleradísima. Las ideas se agolpaban unas contra otras, y casi no tenía el control motor necesario para realizar tareas mínimas. Por ejemplo, trabajar o hablar con las pausas que se requieren para la compresión.

Hoy estoy ligeramente más quieta, trabajando con más lentitud, algo distraída, pero andando, no sé cómo, pero caminando más o menos derecha.

Espero que cuando la reducción del antidepresivo, y el aumento del aripiprazol y la quetiapina que regresó, todo esté más calmo. Esto me recuerda a la sensación que viene en medio de una crisis maníaca, el uso del haloperidol. Simplemente, se vuelve a respirar.

Un abrazo a quien me lee.

Clau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s