He puesto el mundo entre paréntesis

La vigilia partió a las 5 am, desde entonces no he parado de hacer nada más que quedarme quieta, respirar, estar, sentir simplemente que estoy aquí. Intentando poner mi mente en blanco para no dar cabida a las ideas que me rondan, macabras ideas, tortuosas ideas.

He vuelto a verme desdibujada en el tiempo, sin siquiera el vacío por testigo, sin siquiera una flor en alguna tumba. Mi cuerpo quedó mudo, mis manos duelen y casi no siento el sabor de la comida que insisto en evitar.

He muerto un poco, sólo un poco.

Me reto, me invito a salir a través de la quietud y el paso forzado por la melancolía. Sí, cuando viene a mi una danza macabra, intento llegar al reposo; a contar del revés y tratar de volver a un punto de restauración. No avanzar con esto a rastras, sino volviendo al punto que generó el estado de melancolía como en el que estoy ahora.

No puedo pensar que no soy afortunada; puedo detenerme unas cuantas horas aquí, sin más compañía que una caja de cigarrillos y algo de café.

Escribir aquí, tal cual, sin mediar edición, corrección ortográfica o modificaciones del algún tipo, me revelan el modo de salir de esta… una vez más.

Aún puedo abrazar.

Claudia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s