En el afán de cada día

Me encontré con la sorpresa de que mis soledades y compañías están en sintonía con mis oscilaciones de una manera en la que hasta cuando tropiezo estoy de pie.

Es maravilloso toparme con los días, con los ojos abiertos dentro de mi dormitorio y no dentro del pabellón N° 6.  Es indescriptible con palabras ligeras o con sinónimos comunes. Es simplemente estar viva en medio de la vida que he forjado a lo largo de estos años, desde que fui consciente de que mis calmas se ven arremetidas lo mismo por tempestades llenas de lluvia, que por iracundos y lacerantes pensamientos.

Hoy estoy de pie, abrazándome, disfrutando de la soledad y la compañía, de una forma como pocas veces puedo hacerlo.

Un abrazo a quien me lee.

Clau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s