Ideación suicida: no estaba muerta, andaba mimetizada

Benditos sean los días en que suelto las amarras del vacío y el sinsentido para aferrarme al madero.

Bitácora Bipolar

Como si fuera un pensamiento más, como una sinapsis intermitente, la ideación suicida suele estar presente. A veces pareciera que ya está en retirada, pero ahí tras una leve chispa de dolor, desapego de la realidad, y sobre todo, del sinsentido, emerge como un barco que me espera, donde tengo reserva permanente.

En esas situaciones debo recurrir rápidamente a mis estrategias de sobrevivencia, testeando una a una la manera de salir de ahí. Música, caminar, mirar el cielo, cerrar los ojos, poner mi mente en blanco, escribir aquí, correr o simplemente abrazarme durante horas hasta espantar el vacío han servido hasta ahora. Quiero dejar el mensaje de que siempre es posible, que nada justifica salir de prisa de esta vida. Pero en mi caso, no basta con la voluntad y la conciencia de ser, de estar aquí.

Hace mucho tiempo dejé de culpar a Dios por todo esto. Sí, debo…

Ver la entrada original 356 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s