Dos copas de vino, sueño profundo

Anoche no quise resistir a la tentación de un par de copas. Y es que una amena reunión familiar lo amerita. Por qué no? No lo hago a menudo y la verdad estábamos celebrando la llegada del otoño a nuestras vidas, momento que se inaugura con una paz de esas que siempre he deseado.

Siento que he terminado una fase de ciclaje mixto y rápido. No sé, es una sensación que quiero hacer parte de mi por el mayor tiempo posible.

Bendiciones a quienes me leen.

Clau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s