Escuchando a Pink Floyd

Mis pies no están quietos, más bien deambulan por entre la silla que insiste en girar en torno a su eje. Mi espalda, sorteando los baches del suelo, se desplaza de arriba abajo como buscando un punto de acomodo. Me apresto a escuchar uno de mis grupos favoritos para buscar algún punto de equilibrio, reconociendo este estado como mixto después de la euforia y casi pérdida del juicio.

Desearía que esto pasara más rápido de lo acostumbrado, pero sé que tomará su tiempo. La pucha! Quería empezar la semana con un buen ánimo, especialmente mañana en que tendré la reunión quincenal.

Tuve que recurrir a un ravotril para bajar la ansiedad. No me quedó de otra, tengo que estar tranquila para sentarme a la mesa, o al menos para disimular que estoy entre la marejada y las rocas, o más bien en el lado oscuro de la luna.

Un abrazo a quien me lee.

Clau

2 Replies to “Escuchando a Pink Floyd”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s