Ciclando… otra vez

Quisiera decir que haber estado envuelta bailando salsa y caminando al son de canciones de fiesta se tradujo en un estado de bienestar general permanente. No fue así. Después de la algarabía vino nuevamente la insoportable pesadez de mis emociones y cuerpo. Y aquí estoy, con las manos temblorosas, la espalda y el pecho húmedos, confusa, apenas con ánimos para escribir, y con la boca seca. No, no bebí ni nada por el estilo. Sólo disfruté al máximo mi euforia voraz.

Y ahora qué? A esperar? Tengo cita con la siquiatra el jueves próximo. Tal vez no debió reducir el aripiprazol, tal vez debí conseguir más quetiapina, quizás, quizás, quizás…

Estoy agotadísima, por el suelo, afirmándome de la silla para no caer más.

Un abrazo a quien me lee.

Clau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s