Caminar, bailar, comer y dormir sin quetiapina

Ayer estuvo divino. El título lo dice todo: caminé hasta el agotamiento, bailé, comí y olvidé que no me quedaba quetiapina. Es cierto, hubo algo de descontrol y creo que tendré que hacer un ajuste por la noche para no seguir tan activa como estoy ahora. Como sea, creo que tendré que parar un poco la máquina antes de descarrilarme. Estoy entre -2 y +5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s