De la risa al llanto

Pero si en la mañana estaba tan bien…

Comienzo a beber una taza de café y un lagrimón salió a flote. Le siguió una cascada que irrumpió en mi nariz, mis mejillas, mi cuello y hasta mi pecho quedó inundado de esta incertidumbre. Qué estaba pasando? Repasé el día, repasé las horas, las señales, los signos. Nada, la nada misma que convoca a la lluvia de mis ojos.

Estoy frente al compu, compungida de algo que. En qué estaba? En el llanto. Eso, estoy llorando y trato de repasar en estas líneas lo que provoca esta suerte de remolienda triste. Qué será? El calor? Tal vez. Las distancias? Puede ser. Los desapegos? ya lo dije al hablar de las distancias, aunque no es lo mismo pero es igual. Qué será que me tiene con la cara húmeda, empapada de lágrimas sin permiso para salir. Simplemente tomaron los ojos como rehenes y desde ahí lanzaron un ataque a la cara toda, incluso, ahora miro, mi pecho está cubierto de una tela húmeda. Qué será??

Que moledera, si tengo que buscarle a todo un punto de origen para neutralizarlo, para oponer resistencia a la pena. Que va, si no siempre es mi estrategia a seguir. Esperaré a que la marea se calme o al menos pueda estabilizarme en la tabla de madera a la que me sujeto en estos casos: el agua y los abrazos a mi misma.

Un abrazo a quien me lee.

Clau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s