Día no cualquiera

Hoy día me levanté con Rage Against the Machine, alarmada, feliz, gritona, irascible, ecuánime, esperanzada, a pies descalzos. Así ando por el cuarto, ordenando mis cosas y dando tumbos otro tanto. Y por qué tendría que estar animada permanentemente si en mi hay algo que se levanta rebelde ante el ambiente navideño. Ver a las hordas humanas buscando algo que regalar como si el mundo se fuera a acabar es algo que me deja perpleja, con la capacidad de asombro intacta. Lo digo sin el poder moral para criticarlo, por cierto.

Sin embargo, ver las vitrinas atestadas de felicidad de plástico es algo que me saca de los cabales. Por qué? Porque mientras algunos festejan las compras otros andan apenas con un vaso de vino tinto bajo los puentes. Creo que definitivamente amanecí con ganas de gritarle al mundo despierten!! Eso es un buen signo para mi, creo que significa que estoy conectada con la realidad y no escindida como suelo estarlo. Cuando es así, yo misma ando detrás de esas vitrinas aunque no con la sangre ardiendo por pegar la cara a un ventanal lleno de cosas que sin duda no necesito. Eso es lo que suele pasar en estados de manía: compras compulsivas y despilfarro a destajo. Afortunadamente no es el caso. Aún tengo un autocontrol verdaderamente controlado.

De seguro para algunos es un día de parabienes y bendiciones. Con ellos me quedo en este minuto.

Un abrazo a quien me lee.

Clau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s