Y me desvelé…

Llegó la mañana, y la cantidad de cigarrillos y vasos de leche para pasar la noche fueron en vano. Debo reconocer que hacía tiempo de una situación de desvelo como esta. No está demás decir que ahora ando aceleradísima, con la desconcentración a flor de piel y desmemoriada como cualquier humano que hubiese estado privado del bendito sueño.

Ahora me apresto a intentar avanzar con mis tareas laborales, emprendiendo la mágica aventura de sumergirme en palabras que poco o nada comprendo. Qué cosa. Si hasta mis ojos que apenas ven y que están coronados con tamañas ojeras no quieren dormir.

Qué va. Un poco de insomnio de vez en cuando no me hará tan mal.

Por ahora deberé tener una doble alarma para no olvidar las tomas, colocando banderitas de colores cada vez que me toque alguna.

Saludos a quienes me leen.

Clau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s