Clonazepán

Hoy estoy medio arremolinada. Tengo el “síndrome de los pies inquietos”. Mal augurio, pero bueno, no es novedad que de vez en cuando mi cuerpo se confabule con mi mente para hacerme pasar estos malos ratos. Tuve que recurrir al clonazepán por un leve estado de ansiedad que comenzó a surgir en la mañana.

Buscando la causa estoy en este minuto. Tal vez fue la levantada repentina a las 6 am para ir a atender a mi hija que se esquinzó un tobillo; o quizás la premura de mi intento por salir airosa de mi estado de piloto automático. Tal vez. O tal vez es la primavera que me desconcierta con su velo de invierno. O tal vez fueron las ganas de salir corriendo simplemente por correr. No, creo que esto último ha sido una consecuencia.

Como sea, no me voy a echar a morir por un poco de extra ansiedad (y esto lo digo literalmente). Ya está haciendo efecto y es por eso que puedo escribir con calma, de lo contrario aquí habrían puras #$%&@!, pero bueno, qué le voy a hacer. De vez en cuando no está mal echar afuera un exabrupto de esos que calan los oídos de los píos y arrebatan una sonrisa a los herejes.

Besos a quienes me leen.

Clau la hereje

2 Replies to “Clonazepán”

  1. ¿te has dado cuenta que no hay un día igual que otro? sólo como queramos tomarlo nosotras. 😉

    Debes confiar más en tí, dejar que esas emociones fluyan, porque tarde o temprano se van. Contra más nos mediquemos, más enfermas nos sentiremos.
    ————————————-
    Perdona mis pocas palabras, ultimamente estoy KO y me cuesta expresarme.

    Un besazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s