Modorra

Estoy mirando la cordillera a través de mi ventana. Aunque se ve dormida por la polución sigue transmitiéndome esa sensación de protección de mi misma. Así yo me digo a mi misma”oye misma, cómo estamos hoy?”. La verdad estoy apaciguada incluso con ventolera. Demasiado calmada, tal vez un poco más de lo habitual.  Siento el peso de mi cuerpo cansado, con ganas de no salir de la cama. Con la esperanza de que en este día no haya contratiempos. Cierto, mi vida como la de cualquiera está llena de altibajos, un poco más pronunciados, quizás, con un poco más de delirio-lloradera, tal vez, pero con la sensación de saber cuando la marea sube o baja.

Hoy la marea está a medio camino pero, sin embargo, pesada. Me pesa en los hombros la idea de no querer avanzar en el día de hoy. No es que crea precisamente en la evolución de las emociones. Más bien creo en el ciclo circular de estas con algunas interrupciones. Pero que va, si hasta las interrupciones se meten en el ciclo como perturbaciones que sacan de la dinámica delirio-lloradera.

Aún así, hoy mi ciclaje está aparentemente perturbada por la modorra, por las ganas de no levantarme. No puedo darme ese lujo. Hoy tengo que estudiar con mi hija. Así que a ducharme se ha dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s