Prefiero detenerme y respirar que seguir corriendo

He aprendido a sobrellevar el llanto, a madurarlo, a estrecharlo, a echarlo afuera si eso es lo que necesito. Esto es nuevo para mi. Usualmente lloraba mientras corría, pero ahora, paro un poco la marcha antes de seguir.

Ayer salí de la ciudad por unas horas a respirar aire puro, tan escaso por aquí. Respiré como hace tiempo no lo hacía. Sólo fumé dos cigarrillos y me puse a caminar un camino de piedras y pasto rústico. Me senté junto a una mesa hecha de tronco de árbol y me tomé un café. Volví al cemento.

Hoy, como cualquiera de mis días, cogí un cigarrillo a primera hora. No tuve un sueño muy reparador. Estuve ansiosa, con ganas de que no llegara el nuevo día. Y aquí estoy, en el nuevo día, uno más de mi paro laboral. Uno más en el que tengo que detenerme a llorar sin lágrimas porque es sin pena… ni gloria.

One Reply to “Prefiero detenerme y respirar que seguir corriendo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s