De vuelta a la calma: mi hija y sus manitas grandes

5:30, -2°C. Suena mi reloj interior y me presto a tomar una ducha post cigarrillo. El desayuno con mi hija estuvo amenizado con un poco de música en mi cabeza. Nunca antes quise el dolor tan lejos de mi. Puede ser que ella me pida a diario que le cante y no lo noto. Ahora quiero volver a recorrer el tiempo con su manita, ahora más grande que la mía. Quiero prolongar este sentimiento de calma, simplemente calma. El resto, a la cresta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s